viernes, 1 de junio de 2018

Colombia su primer amistoso

oy una persona joven que bien podría caber en muchos aspectos dentro de los llamados “millenials”. No me gusta considerarme así pero el hecho de tener una completa conexión con dispositivos móviles, entre otras cosas, me pone a pensar qué tan viejo o joven puedo llegar a ser.

Pero en esa disyuntiva, me tomé el momento (en medio del baño, sentado) para recordar narradores de futbol que había escuchado en mundiales y cuál sería, en este momento, mi favorito. Colombia su primer amistoso


No pude evitar refrendar que (ojo, de los que a MÍ ME TOCÓ escuchar) Enrique Bermúdez de la Serna “El Perro” es el que más veces debí presenciar sus transmisiones frente al televisor. El “Perro” lleva una voz grave que atrapa, que vibra y que suele sacar de la chistera frases que se quedarán para la eternidad: “Tirititito”, “Zambombazo”, “La mandó hasta el satélite Morelos”, “Donde las arañas tejen su nido”, entre otras más que están en el subconsciente de los mayores de 30 años.

Su casa, Televisa, había hecho lo posible para “renovarlo”. En su intento de exiliarlo a Estados Unidos para colocar una fórmula conocida como “La Vaca” y el “El Pollo” para atrapar a ese sector juvenil y conectar con nuevas audiencias que le permitan asegurar una afición base del rating en su transmisión, fracasaron. No lo lograron. Perdieron la fe en sus viejos narradores. Uno a uno se fueron y cada vez más cayeron del gusto del público.

Hoy, la empresa de la familia Azcárraga presenta una severa crisis de identidad y tan es así que repatriaron a Bermúdez de la Serna y lograron lo que parecía imposible: juntarlo con Luis Omar Tapia para los partidos de la Selección Mexicana. No dudo que serán una pareja explosiva por la creatividad y gran conocimiento que tienen ambos del futbol mundial, pero “el Pandita” Tapia tiene un amplio repertorio que le da ser (prácticamente) el narrador oficia de la Champions League. Muchos “millenials” de mi edad vimos los partidos de Liga de Campeones por ESPN con el sudamericano.

Y de ahí, una serie de analistas, comentaristas, comediantes, ex jugadores, directores técnicos, influyentes, colados, anexos y conexos estarán en Rusia para establecerse como la cadena televisiva líder de México, por lo menos, que justifique el gran presupuesto con el que viajarán a Europa. No es para menos, TV Azteca les come el mandado partido tras partido.

Les tienen miedo y se lo tienen más a Christian Martinolli; miren que dedicarle prácticamente el eje central de su presentación de elenco rumbo a Rusia es por el gran temor de que él solo pueda con la “n” cantidad de elementos televisos.

Televisa va como los viejos zares rusos, con la espada desenvainada y con la prosapia de su apellido por delante, sin embargo se pueden llevar una sorpresa en este mundial, pues a pesar de tener una hegemonía, hoy más que nunca no saben a quién temer más, si a los de enfrente o a ellos mismos.
Botepronto

La siguiente entrega platicaremos de TV Azteca y la casi sobre explotada fórmula Martinolli-García.

Préndela así, de volea.